Frustración Musical

de Tom Hess


¿Te encuentras frustrado musicalmente? ¿No eres el músico que quieres ser? ¿O no tan bueno como podrías ser o deberías ser? ¿Observas con envidia a otros músicos que hacen lo que tú desearías poder hacer? ¿Parece que alcanzar tus objetivos musicales esté fuera de alcance?

Pienso que casi todo el mundo ha tenido estos pensamientos pasando por su cabeza de vez en cuando. Afortunadamente, no estás solo y hay cosas que puedes hacer para combatir la negatividad o frustración. Muchos de los grandes maestros de la música han estado a veces frustrados con sus propias habilidades musicales. He dispuesto cuatro (4) ejemplos de compositores clásicos famosos:

1. Ludwig von Beethoven (1770-1827) trabajó durante largos periodos de tiempo en sus composiciones antes de completarlas. Revisó sus piezas una y otra vez, reescribiéndolas, dudando de sus esfuerzos originales. Esto casi se desconocía en los tiempos de Beethoven. Muchos de vosotros ya sabéis que Beethoven se quedó sordo en una época tardía de su vida. A causa de esto, Beethoven dejó de interpretar como pianista en 1814 (13 años antes de su muerte).

2. Johannes Brahms (1833-1897) estaba tan frustrado con sus habilidades compositivas que invirtió veintiún (21) años en componer su primera sinfonía! Sentía que nunca podría componer una sinfonía tan bien como Beethoven. Brahms continuó empezando su sinfonía, revisándola, abandonándola, empezando de nuevo, reescribiéndola, etc.

3. Gustav Mahler (1860-1911) (maestro de sinfonías), revisó sus sinfonías y otros trabajos tras tener dudas de lo que había compuesto originalmente. Mahler siguió revisando sus trabajos hasta el día de su muerte. Debió ser frustrante seguir revisando piezas que ya estaban publicadas.

4. Jean Sibelius (1865-1957) en realidad paró de componer durante 30 años porque sentía que había dejado de tener ideas nuevas. Dudó de su habilidad para componer nada de valor en lo más alto de su popularidad. Trabajó en ecribir nuevas obras musicales durante esos 30 años, esbozando sus ideas durante el día y desechándolas cada vez. Un caso serio de frustración!

Beethoven comenzó a componer de nuevo en 1817. Muchas de sus composiciones más importantes son de este último periodo de su vida. Beethoven traspasó nuevas fronteras e hizo cosas nunca antes hechas en la música una vez continuó su trabajo. Si hubiese permitido que la frustración por su sordera continuase paralizándole musicalmente, Beethoven no tendría tan alta consideración como sucede hasta el día de hoy.

Tras el periodo de veintiún (21) años de componer su primera sinfonía, Brahms  se sintió aliviado. La sombra de Beethoven se había alzado lo suficiente para permitir a Brahms seguir adelante. Finalmente encontró la forma de continuar y afrontar sus frustraciones. Completó su siguiente sinfonía en menos de un año.

La frustración puede ayudarte o puede dañarte dependiendo de cómo la afrontes. Como puedes ver, Beethoven y Brahms eventualmente encontraron formas positivas de afrontar su frustración y sobreponerla. Desafortunadamente, Sibelius nunca lo hizo. Es quizás el ejemplo más extremo de una persona que permite que su frustración le destruya musicalmente. Tristemente, murió sin finalizar ninguna composición musical de consideración en los últimos 30 años de su vida!

Cuando yo era un adolescente, fui con algunos amigos (todos guitarristas) a ver una actuación de Yngwie Malmsteen en Chicago. Después de que acabase el concierto, algunos de mis amigos hicieron comentarios acerca de lo deprimidos que se sentían tras escuchar a Yngwie y que querían abandonar la práctica de la guitarra completamente. Todos éramos jóvenes y sabíamos cuánto mejor músico era Yngwie comparado con nosotros. La principal diferencia entre su reacción y la mía fue que ellos dejaron que su admiración por Yngwie les frustrase hasta el punto de sentirse desesperados en sus esfuerzos para llegar a ser mejores guitarristas. Muchos de mis amigos dejaron de tocar la guitarra varios días, uno de ellos en realidad lo dejó completamente.

Mi reacción al evento fue bastante diferente. Utilicé mi admiración por Yngwie como una fuerza masiva inspiradora. Estaba tan inspirado que me fui directo a casa y practiqué por la noche hasta que no pude mantener más mis ojos abiertos.

La cuestión aquí no es tratar de evitar la frustración, sino usarla a tu favor. Yo siempre he tornado mis propias frustraciones musicales en mi fuente de motivación más grande.  Siempre estaba buscando otros guitarristas mejores que yo para tocar con ellos. Desde luego eso era fácil de hacer cuando era un principiante y se fue volviendo más difícil en los años sucesivos. Conseguí mucho de esas experiencias.

En un artículo anterior escribí sobre la perseverancia como músico, escribí sobre la importancia de creer en ti mismo y no rendirse. No quiero ser redundante aquí, pero merece la pena mencionar de nuevo brevemente estos puntos.

Trending Articles:
How To Become A Great Guitarist
Why
'natural talent' doesn't help
you become a great guitarist.

Gain Motivation For Guitar Practice
Learn 5 reasons why you struggle
to make progress in your playing.


Achieve Your Guitar Playing Goals
Find out how to reach your guitar
goals faster and more effectively.

Con demasiada frecuencia hay guitarristas que no alcanzan su propio potencial porque sienten que no se pueden comparar con otros guitarristas o con sus propias expectativas. Por qué compararse con otros. ¿Realmente importa si tu eres, o no eres, tan bueno como alguien más? Desde luego que no. No debería pensarse en la música como un deporte de competición. Es, y debe ser, un arte. Todo lo que importa es lo bien que eres capaz de expresarte tú mismo. Por lo tanto la única pregunta debe ser esta: ¿Tienes actualmente las habilidades para expresarte completamente en la música?

Así como nunca me ha gustado o he considerado el cantante/compositor/guitarrista de Nirvana Kurt Cobain, debo admitir que era capaz de expresarse bastante bien. A pesar del hecho de que las habilidades musicales de Kurt eran primitivas y muy limitadas, uno puede escuchar su personalidad a través de su música. No importaba que no fuese un buen guitarrista. No importaba que su conocimiento de teoría musical fuera probablemente cercano a cero. Tampoco importaba que tocase desafinado y tuviese una técnica de guitarra deficiente. Afortunadamente para él, lo que quería expresar no requería ninguno de los talentos que la mayoría de los músicos generalmente consideran buenos y necesarios. Si Kurt hubiera querido expresar algo más significativo o complejo habría estado extremadamente frustrado porque no tenía muchos talentos musicales más allá de lo que puede oírse en su música. Así que al final, le funcionaba bien y mi suposición es que probablemente no estaba muy frustrado musicalmente consigo mismo porque no estaba intentando ser mejor guitarrista, escritor o cantante que nadie más. No hacía este tipo de comparaciones entre él y el resto del mundo de la música.

Ésto es, en mi opinión, lo único significativo que todos podemos hacer al respecto. Desde luego el acercamiento de Kurt Cobain a que no importen estas comparaciones no es una idea nueva ciertamente, una lista incontable de otros han hecho esto antes y después que él. Se le usa aquí como un ejemplo porque casi todo el mundo en nuestro época le conoce.

En mi propia vida, el pensamiento de dejar la guitarra de forma temprana pasó por mi mente (aunque nunca muy seriamente). Como adolescente, también estaba frustrado cuando pensaba que nunca llegaría a ser un guitarrista virtuoso (como Yngwie o Jason Becker) y nunca llegaría a ser un maestro compositor (como Bach o Chopin). Cuando dejé de intentar competir con todo el mundo y fijé nuevos objetivos de auto-expresión, todo cambió. Dejé de establecer comparaciones con otros guitarristas, compositores y autores, porque con mi nuevo objetivo, esas comparaciones servían poco o nada en mi nueva búsqueda de simplemente expresarme completamente a través de la música. Me sentí liberado de la carga de tener que competir con el resto del mundo. Empezando a principios de los ´90, mi único objetivo fue obtener más habilidades, herramientas, etc. que necesitaría para expresar lo que tenía dentro de mí.

En mi caso, lo que quería expresar requiere un nivel alto de virtuosidad compositiva y con la guitarra, complejidad musical e integridad, etc. A causa de que necesito esas habilidades, mi viaje hasta alcanzar un alto nivel musical ha llevado mucho más tiempo, esfuerzo, estudio, etc. de lo que supuso para alguien como Kurt Cobain que tenia unas necesidades que expresar muy diferentes a las mías.

Muchos de los músicos que leáis esto tendréis ambiciones musicales mucho mayores que Kurt Cobain y por eso, os sentiréis frustrados siempre que os sintáis limitados por vuestras habilidades. La clave es usar esto como una fuerza positiva en forma de motivación e inspiración. Los maestros de todo tipo de artes han pasado a través de lo que tú estás pasando. Hoy estás a cualquier nivel de habilidad al que estés. A través de tu frustración y motivación, alcanzarás tus objetivos musicales actuales. Cuando alcances esos objetivos probablemente aún te sentirás frustrado porque tu deseo de mejorar más aún te hará establecer nuevos objetivos para ti. Y así el ciclo seguirá y seguirá. Pero tú también estás progresando y mejorando más y más.


Become a better guitarist fast with the best online electric guitar lessons.

Forward this article to your friends

© 2002-2017 Tom Hess Music Corporation